Infecciones respiratorias más frecuentes en la etapa invernal: ¿Qué debo saber yo, como padre?

[cs_content][cs_section parallax=”false” style=”margin: 0px;padding: 45px 0px;”][cs_row inner_container=”false” marginless_columns=”false” bg_color=”hsl(202, 90%, 32%)” style=”margin: -130px auto 0px;padding: 100px 0px 0px;”][cs_column fade=”false” fade_animation=”in” fade_animation_offset=”45px” fade_duration=”750″ type=”1/1″ style=”padding: 0px;”] [/cs_column][/cs_row][/cs_section][cs_section parallax=”false” style=”margin: 0px;padding: 5px 0px 45px;”][cs_row inner_container=”true” marginless_columns=”false” style=”margin: 0px auto;padding: 0px;”][cs_column fade=”false” fade_animation=”in” fade_animation_offset=”45px” fade_duration=”750″ type=”1/1″ style=”padding: 0px;”][x_custom_headline level=”h2″ looks_like=”h3″ accent=”false” class=”cs-ta-center man”]Infecciones respiratorias más frecuentes en la etapa invernal: ¿Qué debo saber yo, como padre?[/x_custom_headline][x_gap size=”30px”][x_columnize]

“Mi hija Fernanda inició ayer con tos y mocos, así como fiebre. Hoy, no quiere comer, y dice que le duele la garganta”

¿Se le hace conocida esta frase?

¿Se ha dado cuenta que sus hijos enferman más en las épocas frías?

Las enfermedades del tracto respiratorio, son la causa más común de consulta en todas la edades a nivel mundial. En la edad pediátrica tienen un lugar muy especial, pues es donde se presentan las complicaciones más agudas, severas, y potencialmente fatales, si no son tratadas a tiempo o adecuadamente.

Las infecciones del tracto respiratorio, suelen comprender las siguientes enfermedades, las cuáles se llaman así, debido al sitio que afectan: rinofaringitis (nariz y garganta), faringoamigdalitis (garganta y amígdalas), laringotraqueítis (garganta y tráquea), bronquiolitis (bronquios), neumonía (pulmones). Cada una tiene un origen determinado, que en la mayor parte es de origen viral, y solo un pequeño porcentaje es de origen bacteriano. De igual manera, cada una tiene complicaciones asociadas a su evolución, o a un tratamiento o cuidados inadecuados.

Estas enfermedades suelen exacerbarse, o tener un pico mayor de presentación en la época invernal, pues es cuando somos vulnerables a los cambios fisiológicos ocurridos por el cambio de clima abrupto, y, por lo tanto, también es más fácil su propagación.

¿Qué signos y síntomas presentan estas enfermedades?

Generalmente, las infecciones respiratorias “altas”, como le llamamos los médicos a las infecciones que ocurren en garganta y nariz, suelen iniciar con tos, seca al principio, en accesos, rinorrea hialina ( “moco claro”), ojos rojos, y dolor de garganta. Los niños muy pequeños, suelen dejar de comer, o mostrarse apáticos. Puede o no haber fiebre (definido con más de 38° grados de temperatura), que no va más allá de 72 hrs. Durante este periodo de tiempo, el niño puede dejar de jugar, comer o simplemente dejar de convivir. Las infecciones respiratorias “bajas”, como la bronquiolitis o las neumonías, siempre se acompañan de los mismos síntomas que las anteriores, sin embargo, tienen la particularidad de que presentan dificultad respiratoria, que se va agravando con el pasar de las horas o días. Los niños, se muestran más enfermos, con dificultad hasta para alimentarse o hablar. Se requiere atención inmediata.

¿Cuáles niños son más factibles de enfermedad grave?

Existen pacientes que suelen compensar muy bien la enfermedad, y autolimitarse. Sin embargo, también existen pacientes que pronto entrarán a fases avanzadas o severas de estas enfermedades. Estos niños, son aquellos con: falta de vacunación, niños con asma, prematuros, desnutridos, o que tengan alguna enfermedad previa, ya sea como defectos morfológicos, como cardiópatas, por ejemplo, o que tengan secuelas de enfermedades, tanto respiratorias, como neurológicas. También están los niños que fueron sometidos a ventilación mecánica en una unidad de terapia intensiva por cualquier otra razón. Todos estos pacientes, requieren especial atención, tanto al manejo médico otorgado, como los cuidados proporcionados en casa. Y, sobre todo, reconocer de inmediato las complicaciones si fuese el caso.

¿Cuáles son los cuidados generales, si tengo un hijo con alguna de esta enfermedad?

Existen medidas generales que pueden ayudar a prevenir, tratar o evitar la propagación de estas enfermedades. Las más comunes son:

  • Abrigarse adecuadamente, sobretodo por la mañanas frías, al ir a la escuela por ejemplo.
  • Evitar consumo de bebidas en extremo frío o caliente.
  • Alimentarse adecuadamente, manteniendo nuestro estado nutricional de manera óptima.
  • Consumir abundantes líquidos claros.
  • No dormir con ventilación excesiva.
  • Usar cubrebocas, si hay sintomatología.
  • Enseñar a los pequeños la técnica correcta para cubrir los estornudos (imagen).

Tener todas las vacunas, según el calendario vacunal. Una vacuna muy importante, es contra la influenza estacional, que es responsable de casi más de la mitad de casos de enfermedad severa en nuestro país.

Tratamiento

Dado que la mayoría de estas enfermedades, tiene un origen viral, no requieren tratamiento específico. Basta a veces, con indicar analgésicos y antihistamínicos, sobre todo en infecciones de vías respiratoria “altas”. Es muy común el uso extendido de antibióticos, sin embargo, estos carecen de fundamento, y solo aumentan la tasa de resistencia bacteriana, un problema de salud pública mundial actualmente. De hecho, la única indicación para el uso de antibióticos, es cuando se presentan infecciones por el estreptococo betahemolítico. En cuanto al tratamiento médico en las vías respiratorias “bajas”, aquí, dependerá de la gravedad sintomática del paciente. A veces puede manejarse de manera ambulatoria, con medicamentos sintomáticos, o nebulizados, o requerir manejo intrahospitalario, con uso de algún aditamento que mejore nuestro sistema de oxigenación.

En conclusión, las enfermedades respiratorias, son más frecuentes en las temporadas invernales, motivo por el cual debemos proteger a nuestros pequeños, tanto previniendo, como sabiendo reconocer a tiempo la enfermedad y sus complicaciones, así como evitar la diseminación a otras personas.

Dr. Abraham Chi Chi

Médico Pediatra

[/x_columnize][/cs_column][/cs_row][/cs_section][/cs_content]

Share This